Anamorfosis

Una anamorfosis o anamorfismo es una deformación reversible de una imagen producida mediante un procedimiento óptico (como, por ejemplo, utilizando un espejo curvo), o a través de un procedimiento matemático. Es un efecto de perspectiva utilizado en arte para forzar al observador a un determinado punto de vista preestablecido o privilegiado, desde el que el elemento cobra una forma proporcionada y clara. La anamorfosis fue un método descrito en los estudios de Piero della Francesca sobre perspectiva.1

Esta técnica ha sido utilizada ampliamente en el cine, con ejemplos como el Cinemascope, en el que mediante lentes anamórficas se registran imágenes comprimidas que producen una pantalla ancha al ser descomprimidas durante la proyección.

El proceso anamórfico en el cine analógico

El formato anamórfico surgió en el mundo del cine en los años 50. La compañía estadounidense 20th Century Fox introdujo la reproducción Cinemascope con la película “La Túnica sagrada” (The Robe, 1953). Las lentes anamórficas iniciales fueron ideadas por el inventor Henri Chtétien, el cual teorizaba sobre la posibilidad de ampliar el formato de los 35mm a un formato panorámico. No fue hasta que Bausch & Lomb construyó esta óptica, que la productora 20th Century Fox no la pudo utilizar.

El proceso del anamorfosis en el cine consistía básicamente en comprimir verticalmente la imagen durante el rodaje con tal de que la imagen luego se pudiese descomprimir a través de una lente inversa a un formato panorámico a la hora de la proyección. Este proceso fue vital para el cine de los años 50, ya que supuso el cambio al cine panorámico con una película de 35mm. Tradicionalmente, las lentes anamórficas también se han utilizado para obtener imágenes con más detalle y menos granuladas. Aun así, estas ópticas comportan factores desfavorables. Estas ópticas suponían una serie de distorsiones a la imagen con el fin de obtener el formato panorámico final, hecho que hacía que el rendimiento óptico de estas fuese inferior al que normalmente quedaba impreso en un celuloide de 35mm sin anamorfizar y sobre todo, presentaba una distorsión no deseada en el centro del cuadro (el que estaba en medio quedaba más ancho del original, y eso se notaba en los planos cortos). Este problema se solucionó poniendo una óptica dióptrica montada delante de la lente anamórfica. Esta corrección, a su vez, creaba problemas con la distancia focal, un problema que requería una mayor intensidad lumínica en el set aparte de otros inconvenientes. Para resolver este otro problema, Panavision creó nuevas ópticas “Panatar”, las cuales estaban formadas a partir de dos primas dispuestos en ángulos concretos para reducir la distorsión a las ópticas anamórficas de 70mm. Estas nuevas ópticas también suponían una cámara más manejable, que enfocaba mejor y que necesitaba menos luz.

El proceso anamórfico en el cine digital

Las ópticas anamórficas digitales ofrecen un rendimiento óptico inferior a sus equivalentes esféricas, ya que en casi todos los sensores HD utilizan menos píxeles repercutiendo directamente en los parámetros relativos a la calidad de la imagen. Aun así, hoy en día se sigue rodando con lentes anamórficas por diversas razones, como por ejemplo para mantener un estilo clásico, la captación voluntaria de las distorsiones, líneas azuladas horizontales, fondos estirados, etc.